LA PLEGARIA DEL FUEGO DE LAS MUJERES

(texto de Marianna)


Este es el fuego de las mujeres.

El fuego que ilumina y ahuyenta las tinieblas de la noche y sus peligros.

El fuego que calienta a nuestro pueblo y siempre ofrece su lumbre como abrigo.

El fuego que cocina provisión infinita de alimento para todos los seres.

Este es el fuego que dio origen a la palabra hogar.


Este es el fuego femenino, hijo de la Madera y nieto de los Bosques.

Fuego de la transmutación, que todo lo transforma.


Sus llamas son la cabellera de Brigid derrotando los miedos con el poder de su flecha flamígera.

Su luz es la presencia de La Candelaria derramando esperanza.

Su fuego es la hoz radiante de Mari cortando de raíz la ignorancia que sustenta las guerras.

Este fuego protege de la destrucción del fuego y sus peligros.

Este fuego es la madre de los fuegos de la rueda del año.


Este es el fuego de las mujeres.

El fuego donde estamos velando por los niños y niñas de los tiempos futuros.

La llama de la bendición de todas las mujeres que está abrazando al mundo,

llevando amor y sanación a los seres dolientes y enfermos.


Esta hoguera es la alquimia sagrada femenina iluminando a la familia humana,

sanando para siempre las visiones erróneas,

realizando espontáneamente y sin esfuerzo todos los buenos propósitos.


Este es el fuego donde oramos por los hombres,

la otra mitad de nuestra familia, carne de nuestra carne y luz de nuestros ojos,

para que ellos manifiesten unidos la hermosa nobleza masculina

protegiendo y honrando a la familia humana y a la Tierra.


Este es el fuego de las mujeres, el fuego de la Vieja Madre Europa.

La hoguera donde quemaron a nuestras yayas viejas y a los abuelos que las acompañaban.

En sus lenguas nos hablan las voces ancestrales.

Por el bien de los seres ofrendamos sus muertes, así como ofrendamos

la vida renovada que nace en cada Candelaria.


Que su calor sustente la vida de la Tribu,

que su poder restaure la salud de la Tierra.

(texto de Marianna)